miércoles, 7 de enero de 2009


Él es demasiado realista.
Yo soy como una niña cuando hablo de amor.
Ingenua, Inocente, Incredula.
Una princesa en un perfecto cuento de hadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada