martes, 27 de enero de 2009


Aunque aveces digo basta en las noches de subasta me la juego hasta ganar. Siempre cinco para el peso, siempre abrazo nunca un beso, y ahora ni torta ni pan. Solo me quedan recuerdos de ese sueño momentaneo, viejos tiempos de adiccion. A planteos poco cuerdos, al placcer del desengaño, a la dulce confunsion. Solo me queda el consuelo de saberme muy tranquila, yo ya se que la pelie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada