jueves, 29 de enero de 2009


Podemos burlar al destino de sus bromas así que tengo una esperanza, esperanza que se alimenta de cada minuto que pienso en vos y que al mismo tiempo me da miedo, miedo de ser yo la única que entre en este juego y más miedo de no poder salir pero estoy dispuesta a vos, porque sos aquel que apareció cuando menos lo esperaba y cuando más lo necesitaba, te considero mi salvador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada