jueves, 29 de enero de 2009


Nunca había sentido algo así por un hombre, las piernas me temblaban, mi cara cambiaba. Yo pedí un deseo y era que tú fueras mío ese día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada