martes, 10 de febrero de 2009

Que el mundo es horrible, es una verdad que no necesita demostracion. Bastaría un hecho para probarlo, en todo caso : en un campo de concentracion un ex pianista se quejo de hambre y entonces le obligaron a comerse una rata, pero viva

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada