jueves, 12 de febrero de 2009


No hay que apurarse sino las cosas salen mal. Hay un momento para cada situación, por ejemplo vos queres a alguien pero si esa persona no te demuestra al menos algo parecido, no vale la pena arriesgar todo por alguien que no sabes si mañana va a estar, si no sabes si te quiere porque una cosa es que lo diga y otra muy diferente que lo sienta. Porque muchas veces no sabemos elegir, o nos gustan las cosas difíciles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada