domingo, 18 de enero de 2009


Cuando la vida te presente mil razones para LLORAR
vos demostrale que tenés mil y una razones para reir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada