sábado, 17 de enero de 2009


acurruquémonos, mi amor, fulminemos el rencor que sólo sobrevive del pasado. Y ahora fue todo reducido a cenizas, no queda ni una sola pista de lo que fue no hay más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada